Descubrir la arquitectura de Berlín

  • 5 días
  • Primavera
  • Verano
  • Individual
  • Pareja
  • Amigos
  • Cultura / Patrimonio
  • Medios

Durante estos 5 días en Berlín, tendrá tiempo para admirar la arquitectura de la capital alemana mientras (re)descubre su historia. Un viaje que le llevará desde los palacios prusianos hasta los modernos edificios que decoran la ciudad.

Galería de fotos


Carga en curso....

Espere por favor

Etapas

  • Berlin
Añadir etapas

Podrá modificarlo con el editor

Detalles de la estancia: Descubrir la arquitectura de Berlín - 5 días

Día 1 : La herencia prusiana

Comience este descubrimiento de la arquitectura prusiana en la estación U-Bahn Stadtmitte. Está a un paso de Gendarmenmarkt, considerada por muchos como la plaza histórica más bella de Berlín. Aquí se encuentran las dos catedrales simétricas, la Deutscher y la Französische Dom. Entre ellos, la sala de conciertos, el magnífico Konzerthaus, obra del gran arquitecto Karl Friedrich Schinkel. Únete al antiguo Foro Friedericianum, una gran plaza pavimentada con vistas a Unter den Linden. Bajo la regencia de Friedrich II, se proyectó un imponente complejo de edificios alrededor de la actual Bebelplatz. El maestro de obras Georg Wenzeslaus von Knobelsdorff llevó a cabo el trabajo, incluyendo la construcción de un palacio, el Palacio Prinz Heinrich, un teatro de ópera, la Staatsoper y la Biblioteca de la Academia. Al otro lado de la calle está la Neue Wache, otra obra maestra clásica del gran Friedrich Karl Schinkel. Este antiguo puesto de guardia del depósito de municiones es ahora un "memorial dedicado a las víctimas de la guerra y la tiranía". El imponente edificio vecino es el Arsenal o Zeughaus, que alberga el Museo de Historia Alemana. Cruzaremos el río Spree por el Schlossbrücke, uno de los puentes más impresionantes de Berlín, incluyendo el trabajo realizado para los bajorrelieves. Llegará a la isla de los Museos, donde se encuentran los más grandes museos de la capital: el Altes Museum, la Alte Nationale Galerie, el Pergammon Museum, el Bode Museum y el Neues Museum, que alberga el famoso busto de Nefertitititi, en una excepcional creación arquitectónica del arquitecto inglés David Chipperfield. Si la tarde no es demasiado tarde, visite uno de estos museos. Por la noche, admire la Brandenburger Tor iluminada o el Berliner Dom, la majestuosa catedral de Berlín que se encuentra en el Lustgarten (literalmente el jardín del placer) junto al Altes Museum.

Día 2 : La Gründerzeit de principios del siglo XX

Empiece este día en la estación del S-Bahn de Hackescher Markt para descubrir los edificios del distrito que recuerdan el cambio de siglo y la urbanización acelerada de Berlín. El tejido urbano se hizo más denso, favoreciendo una vivienda mixta donde los patios albergaban talleres, fábricas, viviendas y lugares de ocio. Si hay tantos patios en Berlín (Hinterhöfe), es porque el impuesto se calculó sobre la superficie de la calle. En la calle Rosenthalerstrasse, eche un vistazo a los antiguos grandes almacenes Wertheim, construidos en 1903 por Messel. Bajando por la calle hasta la estación de S-Bahn Hackescher Markt, se puede entrar en la hermosa Hackescher Höfe. En el primer patio, Kurt Berndt y August Endell unieron sus fuerzas para construir un edificio en 1906 que se organizó alrededor de un patio principal con varias tiendas. Su fachada pavimentada con mosaicos de Jugendstil es un buen ejemplo del Art Nouveau alemán. A lo largo de la calle Oranienburgerstrasse, admire otro ejemplo de Hinterhof, el Kunsthof en el número 27, luego en el número 32, una antigua fábrica de margarina, el Heckmannhöfe. Continúe hasta la plaza Rosa-Luxemburg-Platz y el cine Babilonia. Diseñado durante la época de las grandes reformas de la vivienda (1928-1930), este complejo de edificios se ajusta perfectamente al estilo de los años 20 en Alemania, con predominio de líneas verticales y fachadas redondeadas en las esquinas. Para terminar este día, dé un paseo por la Mietskaserne de Prenzlauer Berg, especialmente a lo largo de la Rykestraße, Oderbergerstraße, etc.

Día 3 : La posguerra en Occidente

En el barrio Zoologischer Garten se puede admirar el antiguo centro comercial frente a la estación, el Zoobogen (antiguo Zentrum am Zoo), declarado monumento histórico. En 1956-1957, el proyecto consistía en construir un gran centro de moda para mujeres, gracias a una importante financiación del Plan Marshall. En las cercanías, el cine Zoo Palast fue construido en 1957 en el lugar que albergaba el cine UFA-Palast. Todavía en el camino a Breitscheidplatz, justo antes de la iglesia, admirar el Bikini-Haus, también construido entre 1956 y 1957, según los planes de Paul Schwebes y Hans Schoszberger. Originalmente, los arquitectos no habían previsto añadir un tercer piso; el edificio estaba dividido en su centro por un piso hecho de columnas. Por eso los berlineses lo llamaban... ¡el Bikini! En 1978, se añadió la planta que faltaba para dar cabida a un nuevo espacio para exposiciones de arte. En 2014, Bikini-Haus reabrió sus puertas después de una importante renovación y ahora alberga un importante complejo comercial: bares, restaurantes, boutiques de moda que celebran la "excepción de Berlín" y un hotel de lujo, el Bikini Berlin de 25 horas. En la plaza se encuentra la famosa Iglesia del Recuerdo, la Gedächtniskirche. La construcción en 1961 de este moderno edificio, que integra las ruinas del Monumento al Kaiser Wilhelm, hizo mucho ruido. Se instala una exposición en el interior de las ruinas. El Europa-Center opuesto fue construido entre 1963 y 1965 según los planos de Helmut Hentrich y Hubert Petschnigg. La estética de este monumental centro comercial es hoy muy cuestionable, pero en su momento brilló con su audaz modernismo. Por la tarde, suba al autobús 200 para llegar al Kulturforum. Bajarse en la parada de la Filarmónica para admirar esta sala de conciertos con una arquitectura original y una acústica excepcional (visita guiada todos los días a las 13:30 horas, excepto en julio y agosto). El Kulturforum fue construido en su totalidad en la década de 1950 y en la actualidad alberga numerosos museos, como la Neue National Galerie, que alberga exposiciones temporales de renombre, y el Kunstgewerbemuseum, el museo de artes decorativas.

Día 4 : La posguerra en el Este

Este día le conducirá por las huellas de una arquitectura imponente y a veces helada, cuyo mejor ejemplo es la Stalinallee, ahora conocida como Karl Marx Allee. Comience la caminata en la estación de Frankfurter Tor con los dos minaretes que siguen el ejemplo de las catedrales del Mercado de Gendarmen. A continuación, recorra los pocos kilómetros de la avenida. Este logro faraónico es, sin duda, el testimonio más importante de la planificación urbana tal y como se preveía en la RDA. Este inmenso bulevar fue designado como la primera avenida socialista, porque era para invitar a los miembros de todas las clases a vivir juntos en perfecta armonía. Tenga en cuenta dos edificios cuya arquitectura horizontal de hormigón y vidrio es extrañamente encantadora: el cine Kino International, en la estación de Schlillingstraße, y el Café Moskau, enfrente. El legendario Sybille Café le ofrecerá una reconfortante parada en esta larga caminata; alberga una pequeña exposición sobre la historia de la avenida. Por último, eche un vistazo a las ventanas de la antigua librería Karl-Marx-Buchhandlung, una mítica librería que ya está cerrada, pero que desde 2015 acoge un salón literario (abierto sólo por las tardes, www.karlmarx-buchhandlung.com). Al llegar a Alexanderplatz, observe la obra de Hermann Henselmann, la Haus des Lehrers, una imponente torre de hormigón con un friso de casi 125 m de largo, diseñada por Walter Womacka. Representa las diferentes ciencias y tecnologías valoradas por el régimen comunista. El famoso Fernsehturm fue construido entre 1965 y 1969 por los arquitectos Dieter Fritz, Günter Franck y Werner Ahrand. Finalice el paseo en el Nikolaiviertel, una reconstrucción ligeramente kitsch del centro histórico medieval de la ciudad por parte del gobierno de Alemania Oriental con motivo del 750 aniversario de la ciudad. Hoy en día ya no es posible admirar el Palast der Republik, completamente destruido, que fue un buen ejemplo de arquitectura comunista de la posguerra. El Palast der Republik se encontraba en el sitio del antiguo Castillo de Berlín, que fue parcialmente destruido por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y luego arrasado hasta los cimientos en 1950 por las autoridades comunistas. La controvertida reconstrucción del Berliner Stadtschloss comenzó en junio de 2013, símbolo de una época que quería borrar las huellas de un pasado comunista pesado.

Día 5 : Berlín moderno

Pasará la mañana en Potsdamer Platz y sus rascacielos. Los edificios del Centro Sony son particularmente interesantes. El techo de lona en el centro representa el volcán Fujiyama, una referencia a los orígenes de Sony. En ellos se encuentran el Museo del Cine Alemán, la escuela de cine DFFB y algunos multicines. Luego puede continuar hacia el norte del Tiergarten, donde podrá admirar las numerosas embajadas de la Hiroshima Straße y las calles circundantes, o bien optar por seguir por la Ebertstraße hasta el Reichstag. Deténgase un momento en el extraño y conmovedor monumento a los judíos asesinados de Europa, un impresionante laberinto de estelas conmemorativas. Al llegar al Reichstag, pasee por el río Spree para admirar los nuevos edificios gubernamentales y la suntuosa Estación Central (Hauptbahnhof), todos los frutos de la moderna ola arquitectónica de los años 90-2000.

Podrá modificarlo con el editor